Family Partner

¿Empresa familiar o Familia de empresarios?

13-09-2019

Luis Feliu

Director General CEDEC S.A.

Acceder al perfil

En el mar, las discusiones aparecen cuando el velero está desventado, desnortado, a la deriva. Cuando el viento es fuerte, cuando navega rápido, todo el mundo está atento y no hay tiempo para cuestiones personales o banales. Eso es lo CEDEC hace en las empresas: marcar un destino según los deseos de la propiedad, fijar un rumbo en el que todos se sientan cómodos, y disfrutar navegando.

¿Empresa familiar o Familia de empresarios?

CEDEC FAMILY PARTNER es mucho más que unas instrucciones de comportamiento, una organización o un Protocolo Familiar. CEDEC FAMILY PARTNER parte del respeto a la filosofía y cultura fundacional de un empresario adaptándolo a una gestión moderna, segura, profesional que asegure el fin último de la empresa familiar: ofrecer a los miembros de la familia un futuro sereno y positivo.

Todas las empresas y organizaciones atraviesan en algún momento de su historia fases críticas en las que las decisiones a tomar adquieren una especial relevancia.

En las empresas familiares, una de las etapas más difíciles de gestionar es la que hace referencia al relevo generacional. Cuando la segunda generación adquiere ya el suficiente peso en el ecosistema de la empresa y empieza a tomar decisiones operativas y ejecutivas pueden empezar a surgir múltiples desencuentros y problemas, que en la mayoría de los casos, acaban rompiendo la cohesión familiar y repercutiendo en la eficacia y rentabilidad empresarial.

Caso 1:

La primera generación se siente fuerte y con la experiencia suficiente como para no tener en cuenta las opiniones de la segunda generación. Piensan de ellos que todavía tienen mucho que aprender, que les ha ido muy bien haciendo las cosas como se han hecho siempre y que ya les llegará su momento.

Caso 2:

La segunda generación se siente más competente que la primera. Piensan que hay maneras más eficaces de hacer las cosas, que la tecnología acudirá siempre en su ayuda y que se ha sido demasiado condescendiente con el personal, con los clientes y con los proveedores durante muchos años.

Caso 3:

Entre los miembros de la segunda generación hay una fuerte disparidad de compromiso, esfuerzo, intensidad e implicación en el proyecto de empresa. Cada uno piensa que tiene más derechos que el otro porque es más eficaz y colaborador.

Caso 4:

Hay miembros de la segunda generación que no trabajan en la empresa ni se les espera pues han acometido otros proyectos personales. Es decir, forman parte de la familia, pero no de la empresa, pero se sienten con determinados derechos, sobre todo en lo que respecta al patrimonio familiar.

Añadamos en los cuatro casos la posibilidad, muy habitual, que terceras personas allegadas emocionalmente, influyan en las opiniones de los actores principales, añadiendo complejidad sentimental a la problemática.

La mezcla en la gestión de la empresa de elementos emocionales y subjetivos con la información racional y objetiva es una bomba de relojería que, tarde o temprano, explota.

En definitiva, lo que está sucediendo es una competición en la que usan como armas las presuntas competencias individuales sin tener en cuenta que sin cohesión familiar no hay empresa familiar, ni mucho menos, familia empresaria.

Solucionar ese tipo de situaciones desde dentro es una tarea prácticamente imposible y, desde luego, muy peligrosa. Problemas que sólo están latentes pueden destaparse con consecuencias nefastas.

La presencia, por tanto, de un agente externo, mediador profesional, experto en cientos de casos y capaz de escuchar, comprender, entender y aunar voluntades es la solución lógica en estas situaciones. CEDEC ha trabajado en miles de empresas familiares con un único objetivo: la perennidad de la empresa, de sus valores, de su aportación a la cohesión familiar y de su ventaja competitiva.

CEDEC FAMILY PARTNER es mucho más que unas instrucciones de comportamiento, una organización o un Protocolo Familiar. CEDEC FAMILY PARTNER parte del respeto a la filosofía y cultura fundacional de un empresario adaptándolo a una gestión moderna, segura, profesional que asegure el fin último de la empresa familiar: ofrecer a los miembros de la familia un futuro sereno y positivo.

También te puede interesar

16-02-2021

Empresas familiares: ¡no importa el país, habrá conflicto!

Las empresas familiares pueden ser alemanas, francesas o españolas, y todas se enfrentan a dificultades similares cuando se trata de la sucesión. Un artículo de The Economist, traducido por La Vanguardia, señalaba que aunque las empresas familiares alemanas son poderosas y reconocidas en todo el mundo, también sufren fricciones a la hora de ceder las riendas. ...

Antonio Balaguer

16-11-2020

La empresa familiar y sus retos en la actualidad

La familia empresarial siempre está llena de retos. Entre estos retos es necesario destacar los siguientes: modelo de negocio, líneas de comunicación, profesionalización, implicación de las personas y relevo generacional. Aunque los analizamos por separado, los cinco están íntimamente relacionados. El modelo de negocio es el primer reto, y...

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Recibirás noticias mensuales sobre gestión estratégica empresarial y casos de éxito de nuestros clientes.