Publicado por cedec el 21-11-2019

¿Cómo hacer un buen diagnóstico empresarial?

En muchas ocasiones, para los empresarios, es fácil perder perspectiva sobre las áreas que se pueden mejorar o las prioridades estratégicas que se deben tener en cuenta en su empresa. Cuando el negocio va bien, parece que no es necesario pararse a evaluarlo en profundidad. Y cuando va mal, el día a día absorbe de tal manera, que no hay tiempo para indagar en el origen de los problemas.

En CEDEC estamos convencidos de la importancia que las empresas realicen de forma periódica un diagnóstico empresarial, y que de esta manera, conozcan el estado de la compañía en diferentes áreas de gestión, y sobre todo, a la hora de identificar los puntos débiles que se pueden corregir, o las fortalezas que se deben potenciar para que el negocio se consolide a largo plazo. Es por eso que compartimos este artículo en el que se indica, paso a paso, cómo realizar un diagnóstico empresarial eficaz.



Se trata de una herramienta de evaluación para las empresas que proporciona un análisis en profundidad de su situación actual y de si está desarrollando de forma efectiva su actividad para cumplir  con los objetivos que se ha marcado. Lo ideal es evaluar las 5 áreas funcionales más importantes de todo negocio: contabilidad, marketing, recursos humanos, procesos y, por descontado, dirección.

Los beneficios de hacer un diagnóstico empresarial son muchos: ayuda a descubrir el grado de madurez de la empresa (lo que influirá en las decisiones estratégicas), permite entender si el rendimiento actual de la compañía es el correcto, contribuye a detectar qué errores se están cometiendo en la gestión, para así poder solucionarlos, además de determinar los puntos fuertes. En definitiva, da una información clave a la hora de optimizar el desempeño de la organización, incrementando su productividad.

Lo más apropiado es que el diagnóstico empresarial lo realice una consultoría externa, por su grado de especialización y objetividad. Pero también pueden llevarlo a cabo los responsables del negocio de forma más simple y operativa. ¿Cómo hacerlo? Centrándonos tan solo en 4 fases:

  1. Evaluación: Se establece la metodología a emplear, se detallan los parámetros que se usarán para evaluar la situación de la empresa y se concretan las áreas sobre las que se desea realizar dicho diagnóstico.

  2. Análisis en profundidad: se recogen todos los datos y recursos posibles sobre los campos a estudiar: gráficas, tablas, imágenes, vídeos, entrevistas, etc.

  3. Cálculo: se procesa la información recopilada en la fase anterior, definiendo el alcance en los diversos parámetros fijados.

  4. Desarrollo del plan de acción: en función de las debilidades detectadas, se establecen nuevas estrategias y medidas concretas para corregirlas.


En CEDEC, Consultoría de Organización Estratégica, consideramos el diagnóstico empresarial una herramienta sencilla y muy útil para evaluar la situación de la compañía y su funcionamiento en todas las áreas clave. Con ella, el empresario puede conocer mejor su empresa, reducir la incertidumbre y tomar las mejores decisiones para impulsar el crecimiento de la empresa, lo que sentará las bases para la consecución de la excelencia empresarial.

Imagen Conexión ESAN

2 Comentarios

Deja tu comentario

Campo obligatorio.
Campo obligatorio/erróneo.
Campo obligatorio.

Nelly 03/06/2020

info

SERGIO CACHAY 31/01/2021

ME INTERESA CONOCER SU HERRAMIENTA DE DIAGNSOTICO EMPRESARIAL , FAVOR ME CONTACTAN,GRACIAS

Noticias Relacionadas

Publicado por cedec el 17-02-2021

La contribución de las empresas a la Agenda 2030

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU son una brújula importante para transformar el mundo. Estos se han elaborado bajo el marco de la Agenda 2030, un impulso que engloba los esfuerzos de las personas, las empresas y los gobiernos. Se busca así reducir el impacto de nuestras actividades económicas a nivel mundial, pero también motivar un cambio de(...)

Publicado por cedec el 02-02-2021

Ganadores y perdedores de la crisis del coronavirus

Todas las crisis tienen su cara y su cruz, y la del coronavirus no es una excepción. Del lado de los perdedores están, sin lugar a dudas, los cerca de 1,8 millones de fallecidos y más de 83 millones de casos. No obstante, y al margen del análisis sanitario, también hay una lectura económica. ¿Qué ha ocurrido con el tejido empresarial? ¿Qué sectores productivos han salido reforzados y(...)

El valor de la información

Reciba mensualmente por e-mail artículos y vídeos con información sobre gestión estratégica empresarial.

Suscríbase a nuestra Newsletter Observatorio Empresarial CEDEC.